The Telegraph

enero 2017 - Less than a minute read

Solo en una ciudad como Barcelona, un promotor inmobiliario podría plantearse contratar a un artista grafitero para decorar el acceso desde la calle a su último edificio de lujo, en vez de esperar a que alguno de los muchos artistas urbanos de la ciudad lo hiciese antes… Seguir leyendo>>